Marta Cerrillo Adam

marta_cerrillo_adam

Soy Marta Cerrillo Adam.

Empecé a trabajar en la clínica en 2005.

Básicamente trabajo en la recepción en la tienda/peluquería de la clínica veterinaria.de marroquina

Me gusta mi trabajo por varias cosas; En primer lugar, el ambiente familiar que hemos creado a través de la interacción entre veterinarios, auxiliares y las mascotas y sus dueños. Trabajar cara al público te sirve para sentir que te vas integrando en otras existencias que van enriqueciendo la tuya
Me encanta que me pidan consejos, y que se dejen guiar por mi criterio a la hora de escoger un arnés, un pienso o simplemente y hueso de caucho con el que distraer a su mascota.

Los auxiliares estamos aquí para ayudar al cliente.

Ademas de mi trabajo me gustan otras cosas:

a) En primer lugar la vida al aire libre. Caminar a buen ritmo, montar en mountain bike y cuidar mis plantas.
b) Me fascina el cine clásico, ese que se rodaba en blanco y negro.
c) Me encanta la música, desde el Ars Nova de Machaut, las arias de Purcell a Ella Fitzgerald o Rod Stewart.
d) Finalmente, y como es de ley, mi otra gan pasión es la lectura. En literatura me pasa como en mú-
sica, no me contento con un solo género. Y por ello es fácil encontrar en mis estanterias obras de divulgación científica, ensayos, novelas, biografias, poesia y teatro.
En cuanto a mis animales favoritos no puedo ocultar mi debilidad por los perros, pues sólo ellos fueron creados para hacer que el hombre olvide su soledad.

Vivo con mascotas desde hace muchísimos años, en la acutalidad tengo dos perritas mestizas que son hermanas (Alba y Roma) y y una gatita “siamesa” de ese Siam que queda a 16 km de Talavera de La reina (Mitzy).

me gusta trabajar con animales Porque con ellos el trabajo se convierte en un placer. No hay pacientes como ellos, jamás se hacen los distraidos si te ven en la calle, al contrario, siempre vienen a saludarme de forma sincera y espontánea. Los animales enriquecen y dan sentido a nuestra vida. Su ejemplo nos humaniza y conmueve.
Kant decía que se puede juzgar el corazón de una persona por la forma en que trata a los animales. Por eso sé que a Kant le gustaría nuestra clínica
Espero que con estas pinceladas os hayáis formado una pequeña idea sobre mí, pequeña pero lo suficientemente grande como para saber que estoy a vuestro servicio y al de vuestros dueños para todo lo que os haga falta. En mí tenéis una amiga que está deseando “atrapar su reflejo en unos ojos que no sean humanos.”