Urgencias 689 112 112
consultas@laclinicaveterinaria.com

TORSIÓN DE ESTÓMAGO

El síndrome de dilatación-torsión de estómago es un problema grave que debe ser tratado con la máxima urgencia ya que puede acabar con la vida de un perro en cuestión de horas. El reconocimiento temprano por parte del propietario y la atención veterinaria precoz son de vital importancia en el tratamiento de esta patología.

La dilatación de estómago aparece debido a un acúmulo de gas, líquido y restos de comida que se produce por un fallo de los mecanismos de vaciado gástrico.

¿Cómo se produce?

El estómago normalmente contiene fluidos procedentes del agua de bebida, secreciones y restos de comida. Además en la digestión del alimento se produce gas.

En condiciones normales el estómago puede vaciarse a través del eructo, el vómito o el paso de comida al intestino pero si fallan los mecanismos de vaciado por cualquier causa aparece una dilatación que puede estar seguida de una torsión de estómago.

La dilatación exagerada del estómago desencadena un gran dolor abdominal y el “giro” del estómago impide la entrada y salida de contenido. Se produce la estrangulación de muchos vasos sanguíneos importantes y la compresión de los órganos que lo rodean. Puede aparecer un shock como resultado del bajo riego sanguíneo.

El estómago se expande de forma rápida a causa del gas que se produce en su interior y rota impidiendo el vaciado del contenido gástrico a través del esófago o del intestino.

Factores Predisponentes

La causa real de la dilatación se desconoce pero hay algunos factores que pueden favorecer que aparezca:

• Acumulación de gases gástricos

• Ingesta rápida y abundante de comida.

• Ingesta de agua abundante después de una comida copiosa.

• Ejercicio físico: el ejercicio físico después de una comida copiosa supone un esfuerzo respiratorio que favorece la aerofagia.

• Estrés

• Razas de gran tamaño o con tórax ancho tienen una mayor predisposición. Destaca la frecuencia de presentación en el dogo, setter, pastor alemán, mastín y bóxer aunque también puede ocurrir en razas más pequeñas.

Síntomas Clínicos

1. Historia y síntomas clínicos

2. Radiografías de abdomen

Diagnóstico

• Abultamiento abdominal marcado, sobre todo en el lado izquierdo

• Nauseas sin vómito.

• Salivación excesiva.

• Inquietud, nerviosismo.

• Respiración muy rápida.

Importante

Cuando se sospecha de este problema hay que ir lo más rápido posible al veterinario más cercano para que pueda tratar esta urgencia de forma inmediata.

El tiempo entre que empieza la dilatación del estómago y la actuación veterinaria es muy importante para la supervivencia del perro.

Medidas preventivas

• Alimentar al perro con pequeñas cantidades de alimento dando varias tomas, dos o tres veces al día.

• Impedir que el animal realice ejercicio durante una hora antes y dos horas después de las comidas.

• No permitir que consuma gran cantidad de agua inmediatamente antes o después de comer o realizar ejercicio.

• Evitar que coma de manera rápida.

• Evitar cambios bruscos en la dieta.

• Si observa síntomas de hinchazón, buscar atención veterinaria inmediatamente.

Tratamiento

1. Recuperar o evitar la presencia del shock en el perro. En esta fase la infusión de fluidos en la circulación sanguínea es fundamental. También hay que controlar la presencia de arritmias cardíacas, las cuáles pueden aparecer antes, durante o después de la cirugía.

2. Descomprimir el estómago, de esta manera se disminuye el dolor y se intenta mejorar la circulación de la sangre.

3. Colocar y posteriormente fijar el estómago a la pared del tórax para evitar que vuelva a producirse el mismo problema.

Algunas veces, debido a la falta de riego sanguíneo, el veterinario debe extraer el bazo o quitar alguna parte del estómago según sea su aspecto.

Importante

Recuerde:

• Limitar los factores de riesgo que puedan desencadenar una dilatación-torsión de estómago en su perro.

• Acudir rápidamente al veterinario más cercano si se sospecha de este problema.