Urgencias 689 112 112
consultas@laclinicaveterinaria.com

OTITIS

Anatómicamente se divide en:
• Oído externo y pabellón auricular
• Oído medio
• Oído interno

*Oído externo : Formado por el pabellón auricular (oreja) y el conducto auditivo externo. La primera parte del oído externo tiene una porción vertical y luego una horizontal hasta llegar a la membrana timpánica (tímpano).

*Oído medio : aparece tras la membrana timpánica, constituido principalmente por la cadena de huesecillos (yunque, martillo y estribo).

*Oído interno : donde encontramos un conjunto de canales membranosos y óseos responsables del sentido del equilibrio.

En un oído sano el conducto auditivo aparece de un color rosado pálido, no produce mal olor y el animal no sacude la cabeza ni se rasca la oreja de forma frecuente

La inflamación de los oídos sea cual sea la causa se denomina otitis.

Puede ser otitis externa, media o interna según la zona del oído afectada.

La forma del conducto auditivo de los animales predispone al problema, hace que las otitis sean frecuentes.

El conducto auditivo es más ancho en la zona externa y reduce su tamaño hacia el interior a medida que nos acercamos al tímpano. Hay un canal vertical y posteriormente un canal horizontal que hacen que sea más difícil la aireación y limpieza del oído.

La forma del pabellón auricular (oreja) es específica de cada raza de perro, en los gatos existen muy pocas variaciones raciales.

El oído es una zona oscura, cálida, húmeda y con poca ventilación . Además en muchos casos existe una producción excesiva de secreción (cera) secundaria a la irritación o inflamación.

Existen una serie de factores predisponentes que hacen que haya animales predispuestos a sufrir problemas de otitis:
• Conformación de los oídos según la raza: las orejas caídas tiene peor ventilación.
• Factores ambientales: exceso o defecto de humedad
• Baños frecuentes
• Procesos obstructivos: neoplasias, pólipos, etc…

Los agentes causales, es decir, los que realmente participan en el proceso infeccioso/inflamatorio son:
• Parásitos: Otodectes cynotis (el ácaro más frecuente) o ácaros de sarnas. Las otitis externas por ácaros son muy frecuentes en gatos y pueden aparecer también en perros.
• Alergias: Cuando hay problemas de alergias casi siempre nos encontraremos con problemas en los oídos, incluso en algunos casos la patología más llamativa será la otitis.
• Cuerpos extraños (espigas)
• Bacterias
• Levaduras (tipo de hongos)
• Enfermedades diversas

El límite entre el oído externo y el medio es el tímpano . Una otitis externa puede progresar a través del tímpano roto y producir una otitis media o interna.

Durante la exploración la visualización y examen de toda la membrana timpánica puede ser difícil incluso en los oídos normales y casi imposible en los enfermos por la inflamación.

No se deben administrar gotas si existe algún tipo de alteración del tímpano ya que pueden provocar un problema más grave, es necesario acudir al veterinario para que realice un examen otoscópico y verifique que el tímpano está intacto.

otitis

Otitis interna

Los cuadros inflamatorios del oído interno pueden ser de tipo infeccioso o no. Los infecciosos se producen porque se extiende la infección desde el oído externo y medio al interno.

Los problemas no infecciosos que pueden producir alteraciones a este nivel son el síndrome vestibular, traumatismos, desórdenes hormonales (hipotiroidismo), tumores, etc.

En la mayoría de estos cuadros van a aparecer síntomas asociados como pérdida de equilibrio, incoordinación para andar, ladeo de cabeza, movimientos anormales de ojos, vómitos, etc.

El veterinario deberá realizar una serie de pruebas para diferenciar si estos problemas se localizan en oído o tienen su causa en el Sistema Nervioso, a nivel hormonal, etc.

Diagnóstico

• Examen del pabellón auditivo y del oído con otoscopio. El conducto auditivo debe examinarse para detectar cambios de anchura, cambios patológicos de la piel, cantidad de cerumen, cantidad y tipo de exudado, parásitos, cuerpos extraños, tumores y cambios de la membrana timpánica.

• Puede ser necesario tomar una muestra con hisopo (bastoncillo) para descartar ácaros o ver hongos.

• Cultivo y antibiograma del exudado para identificar la bacteria que existe y poner el antibiótico adecuado.

• Otras pruebas : raspados de piel, biopsia, pruebas de alergia, etc.

Cuidados rutinarios de los oidos

• Utilice soluciones especiales de lavado y no use soluciones con antibióticos o antiinflamatorios sin indicación de su veterinario.

• Después de aplicar el producto realice un suave masaje en la zona externa del oído, espere a que el animal sacuda la cabeza y seque con una gasa limpia la parte externa. No limpie internamente el oído mas allá de lo que usted pueda ver.

• En animales con predisposición a padecer este problema debería hacerse un examen periódico cada 4 – 6 meses para evitar las recaídas.

IMPORTANTE

En un oído sano el conducto auditivo aparece de un color rosado pálido, no produce mal olor y el animal no sacude la cabeza ni se rasca la oreja de forma frecuente.