Urgencias 689 112 112
[email protected]

OBESIDAD

Un animal tiene exceso de peso siempre que esté por encima de su peso ideal. Se considerará obeso cuando la acumulación de grasa corporal compromete cualquiera de sus funciones vitales o impide su actividad normal.

Un animal normal debe tener las costillas palpables y forma de “reloj de arena” visto desde arriba.

Causas de la Obesidad

1. Aumento del consumo de calorías
• Acceso a la comida sin limitaciones
• Oferta de comida muy energética
• Oferta excesiva de premios
• Oferta excesiva de restos de comida

2. Disminución del consumo de energía
• Vida sedentaria
• Poco ejercicio
• Menor actividad metabólica

3. Predisposición genética
4. Problemas endocrinos

¿Cómo ocurre?

Inicialmente el consumo de calorías excede al gasto y este exceso de energía se almacena en forma de grasa. Se produce una ingestión de calorías mayor de la que es necesaria para cubrir las necesidades energéticas y aparecen depósitos de grasa.

Al final el exceso de peso dificulta la capacidad locomotora, la función cardiovascular y la tolerancia al calor y al ejercicio. El animal obeso entra en un círculo vicioso, cuanto más gordo está menos se mueve y más engorda.

¿Cómo notar si nuestro perro o gato empieza a pesar demasiado?

La obesidad normalmente se identifica mediante la inspección visual.

En un animal gordo no se palpan las costillas ni las prominencias óseas. La grasa se acumula en tronco, tripa y pecho. En el gato la acumulación es muy evidente en la parte baja del abdomen.

Mirando al perro o gato desde arriba aparece pérdida de la cintura, desaparece la forma de “reloj de arena”.

Además hay intolerancia al ejercicio y disminuye su actividad física.

¿Qué se puede hacer?

El fundamento de una dieta para reducir el peso se basa en la reducción de la ingesta de calorías diarias y en el aumento del gasto energético.

Debe administrarse una dieta pobre en grasa, rica en fibra y baja en calorías. Hay que administrar una cantidad en función del peso de partida y del peso ideal.

Actualmente existen numerosas dietas comerciales que reúnen estos requisitos. El veterinario en función de cada animal ajustará la ración y el número de tomas diarias.

Recuerde

La obesidad es un problema médico y la mayoría de las veces se produce por un exceso de calorías en la dieta.

Las medidas correctoras son más fáciles de implantar y tienen más éxito en las fases iniciales del aumento de peso, antes de llegar a la obesidad.

Un animal gordo no es un animal sano.