Urgencias 689 112 112
consultas@laclinicaveterinaria.com

MOQUILLO CANINO

Es una enfermedad vírica altamente contagiosa que afecta a perros de todas las edades. Está producida por un virus que tiene una estructura muy similar al virus del sarampión humano.

Es más frecuente en cachorros no vacunados a partir de las 6-12 semanas (momento en el que se pierde la inmunidad transmitida por la madre) aunque puede aparecer en perros de cualquier edad con mayor o menor virulencia.

¿Cómo se contagia el virus?

Los animales infectados eliminan el virus en todas las secreciones y excreciones corporales, independientemente de que existan o no signos clínicos.

El virus es eliminado en los exudados respiratorios, heces, saliva, orina y exudados conjuntivales hasta tres meses después de la infección.

La ruta más importante de transmisión del moquillo canino es la inhalación del virus , de allí pasa a los ganglios linfáticos locales, se disemina hasta otros órganos linfoides y sigue su recorrido hasta el torrente sanguíneo, distribuyéndose luego por todo el organismo.

Los factores que afectan al desarrollo de enfermedad clínica son múltiples, incluyendo la edad, situación vacunal, raza y virulencia del virus.

Síntomas

Los síntomas que aparecen en esta enfermedad son variables:
• Decaimiento
• Fiebre
• Presencia de secreción mucosa en los ojos y en la nariz
• Tos
• Vómitos
• Diarrea
• Síntomas nerviosos

Diagnóstico

Es muy complejo . Se puede hacer un diagnóstico presuntivo basado en la historia clínica y la sintomatología pero la confirmación laboratorial y su interpretación no siempre es sencilla y no siempre aporta resultados concluyentes.

Tratamiento

Al ser el moquillo una infección viral, no existe tratamiento específico, el tratamiento que se usa es de sostén y para aliviar los síntomas. Se han de tratar la deshidratación, las infecciones secundarias y síntomas nerviosos aunque el pronóstico es muy desfavorable.

El mejor tratamiento frente a esta enfermedad es el tratamiento preventivo, es decir la vacunación.