Urgencias 689 112 112
consultas@laclinicaveterinaria.com

LEISHMANIOSIS CANINA

La leishmaniosis canina es una enfermedad producida por protozoos (organismos microscópicos y unicelulares) del género Leishmania.

Es una zoonosis lo que implica que puede causar graves enfermedades en personas con el sistema inmune alterado.

Las leishmanias completan su ciclo biológico en dos hospedadores: dentro de algunas células de un vertebrado que actúa como reservorio y en el tubo digestivo de un insecto del género Phlebotomus que actúa como vector.

En el interior de las células del huésped, Leishmania recibe el nombre de amastigote. Tiene una forma ovoide, sin flagelo libre. Dentro del vector recibe el nombre de promastigote, tiene forma alargada y presenta flagelo.

¿Cómo se transmite el parásito?

Un insecto, Phlebotomus perniciosus, es el principal vector de la Leishmaniosis que se produce en la cuenca mediterránea.
Existen otros insectos vectores y se han descrito esporádicamente transmisiones directas (jeringuillas, transfusiones sanguíneas, etc) pero aún no se conoce bien la importancia de estas vías de transmisión.

El ciclo empieza cuando la hembra del insecto se alimenta de la sangre de un vertebrado, normalmente un perro, en la que hay leishmanias.

Estas maduran y se multiplican en el tubo digestivo del insecto (realmente no es mosquito, es una mosca) y se localizan en su aparato bucal para su posterior inoculación a otro hospedador.

En España los Phlebotomus son frecuentes entre los meses de Junio y Septiembre y sus horas de más actividad son las del amanecer y atardecer.

¡Acuda al veterinario si observa!

Síntomas generales

· Pérdida de peso no justificada
· Decaimiento
· Crecimiento exagerado de uñas
· Atrofia muscular
· Epistaxis (sangrado nasal)
· Cojeras
· Polidipsia (sed excesiva)
· Poliuria (emisión anormal de grandes cantidades de orina)
· Tos

Síntomas de la piel

· Alopecia
· Descamación
· Úlceras
· Depilaciones alrededor de ojos

Síntomas oculares

· Conjuntivitis
· Queratitis (sequedad ocular)
· Uveitis (inflamación de algunas zonas del ojo)

Síntomas digestivos

· Vómitos
· Diarrea

La leishmaniosis no siempre aparece sola, frecuentemente se asocia a otras enfermedades. Ehrliquiosis, filariosis, parasitosis diversas, sarna sarcóptica, demodicosis, leucemia, linfoma, entre otras, pueden coexistir con Leishmania.

Síntomas mas frecuentes

· Alopecia (pérdida de pelo)
· Pelo sin brillo
· Descamación
· Hiperqueratosis (engrosamiento de la piel)
· Adelgazamiento
· Apatía
· Linfadenopatía (aumento del tamaño de los ganglios)

Otros síntomas comunes

· Síntomas oculares
· Síntomas renales
· Síntomas hepáticos
· Síntomas digestivos
· Cojeras
· Fiebre
· Tos
· Anemia
· Sangrado nasal

Diagnóstico

El diagnóstico de Leishmania no es siempre fácil. Además, la evidencia de la existencia del parásito no significa siempre que exista una infección activa responsable de enfermedad.

Los resultados que se obtienen a partir de cada técnica empleada para el diagnóstico de Leishmania deben ser interpretados adecuadamente y valorados por el veterinario.

Existen gran cantidad de técnicas para su diagnóstico, algunas de las más frecuentes son:
1. Visualización directa por punción en médula ósea (principalmente en la costilla) o en ganglio.
2. Biopsias de piel
3. Serología (valoración del nivel de anticuerpos)
4. PCR (valoración de ADN del parásito)

El pronóstico de la Leishmaniosis canina depende de la importancia de las lesiones de los órganos afectados en el momento del diagnóstico.Los animales diagnosticados y tratados antes de que existan lesiones irreversibles pueden vivir durante muchos años.

¿Como se produce la enfermedad?

La leishmania es introducida por el Phlebotomus en la piel del hospedador. Se multiplica rápidamente y desde allí migra a otros órganos.

La enfermedad que se produce va a ser consecuencia tanto de la infección del parásito como de la inadecuada respuesta inmunitaria del perro.

Estudios recientes han demostrado que no todos los perros que se infectan con Leishmania desarrollan la enfermedad. El veterinario indicará los casos en los que será necesario poner un tratamiento y en los que no.

Los síntomas más frecuentes que aparecen en los animales que desarrollan la enfermedad son los de piel. La aparición de linfadenopatía (afectación de los ganglios), fiebre, adelgazamiento o apatía son también muy frecuentes.

Otros síntomas que pueden aparecer son problemas oculares, cojeras, diarreas, síntomas renales, etc.

La Leishmaniosis es una enfermedad sistémica crónica con un periodo variable de incubación, desde semanas hasta años.
Produce como hemos dicho gran variabilidad de síntomas y a veces se presenta de una forma más localizada y otras más generalizada.

Prevención y control

La Leishmaniosis es una zoonosis que puede producir graves problemas en personas inmunodeprimidas y en poblaciones de riesgo.

Es prácticamente imposible el contagio por contacto directo entre animales o personas ya que tiene que haber un vector que transmita la enfermedad al inocular el parásito, además una vez que un perro comienza a ser tratado deja de ser un posible foco de contagio.

Desde un punto de vista sanitario lo que no va a ser admisible es tener un perro con esta enfermedad y no tratarla, esto si constituye un peligro real de contagio.

Ya existen vacunas contra esta enfermedad. La transmisión de la enfermedad va asociada al momento de mayor actividad de los insectos que la transmiten, al amanecer y al atardecer, así pues, debemos evitar sacar a nuestros perros en esas franjas horarias, entre primavera y otoño. deben usarse repelentes para moscas y mosquitos, antiparasitarios externos e incluso mosquiteras en zonas de alto riesgo.

Recomendaciones para prevenir la Leishmaniosis

· Evitar que los perros duerman al aire libre
· Evitar los paseos en las horas de más actividad del vector (atardecer/amanecer)
· Uso de redes o mosquiteras
· Uso de productos repelentes con piretrinas

Condiciones de vida de Phlebotomus

· Actividad desde la puesta de sol hasta el amanecer
· Noches sin lluvia y sin aire
· Temperatura entre 15 ºC y 18 ºC
· Cierta humedad

Tratamiento

Los tratamientos se basan generalmente en el uso de varios fármacos. Las dosis y pautas recomendadas, el uso de unos fármacos u otros o de dietas especiales van a variar en función de las fases del proceso, las manifestaciones clínicas, la presencia de enfermedades asociadas, etc.

IMPORTANTE

RECUERDE! Para controlar la Leishmaniosis es fundamental:
1. Un diagnóstico temprano
2. Controlar las posibles enfermedades asociadas
3. Tratamiento con los fármacos apropiados durante el tiempo apropiado
4. Revisiones periódicas para evitar las recaídas