Urgencias 689 112 112
consultas@laclinicaveterinaria.com

HEPATITIS INFECCIOSA CANINA

La hepatitis infecciosa canina es una enfermedad vírica que afecta fundamentalmente a los perros y que cursa con fiebre, falta de apetito, aumento de las secreciones nasal y ocular, conjuntivitis, vómitos, hepatitis y edema subcutáneo (inflamación de una parte del cuerpo debido a la acumulación de líquido).

¿Qué animales padecen la hepatitis?

La hepatitis canina es una enfermedad que afecta a los cánidos, sobretodo a animales menores de un año.

¿Cómo se contagian los perros de esta hepatitis vírica?

El contagio se produce por contacto directo con animales enfermos que eliminan el virus por todas las excreciones y secreciones corporales, sobretodo por la orina donde se puede encontrar virus hasta 6 a 9 meses post-infección.

También se pueden contagiar los animales por contacto indirecto con fómites (materia infectada) contaminados, incluso a partir de los utensilios para la alimentación y las manos sucias.

¿Cómo se manifiesta esta enfermedad en el perro?

Los signos clínicos más frecuentes incluyen vómitos, dolor abdominal y diarreas con o sin sangre.

Generalmente hay fiebre y anorexia (falta de apetito). Es común observar amigdalitis con laringitis y faringitis. También se observa conjuntivitis y secreción ocular y nasal.

Con frecuencia hay edema subcutáneo de cabeza, cuello y partes distales corporales.

SÍNTOMAS QUE APARECEN
• Vómitos
• Dolor abdominal
• Diarrea
• Hepatomegalia (hígado más grande de lo normal)
• Edemas ( acumulación de líquido en un tejido)
• Procesos oculares

Tras la recuperación y en algún caso es el único signo clínico visible, se observa edema de córnea y uveítis ( una inflamación dentro del ojo). Aparece enturbiamiento de la córnea (imagen de “ojo azul”) y puede acabar con glaucoma o úlcera corneal.

¿Cómo se diagnostica?

El veterinario suele diagnosticar este proceso tras una exploración clínica exhaustiva del animal junto con los resultados de los análisis de sangre y orina.

¿Cómo se previene?

La mejor manera de proteger al perro es mediante la vacunación . Generalmente se suele vacunar junto con la vacuna del moquillo y de leptospirosis.

¿Qué tratamiento se aplica en un perro que tiene la hepatitis canina?

El tratamiento que se aplica es sintomático ya que no hay ningún tratamiento efectivo a este virus. Generalmente se aplica una terapia de apoyo para darle tiempo al animal a desarrollar anticuerpos frente a este virus, ya que si no existe complicaciones secundarias y no cursa de forma sobreaguda, el animal puede recuperarse.