Urgencias 689 112 112
consultas@laclinicaveterinaria.com

GLÁNDULA MAMARIA

La mama es la glándula productora de leche.

Las hembras de la perra tienen cinco pares (diez mamas) y las gatas tienen cuatro (ocho mamas). Al comienzo del primer celo es cuando empieza realmente su desarrollo ya que la mama es una glándula influenciada directamente por las hormonas femeninas que produce el ovario: estrógenos y progesterona.

La galactorrea, la mastitis y los tumores de mama son algunas de las patologías más frecuentes que puede presentar este tejido.

Galactorrea

La galactorrea es la aparición de leche en las mamas sin que haya ocurrido gestación y parto. Es uno de los síntomas más frecuentes de la pseudogestación (falsa preñez). Aparece más o menos a los sesenta días del celo (tiempo medio de una gestación normal) ya que debido a la influencia hormonal de los ovarios, la mama se comporta como si hubiera existido gestación. La mama aparece inflamada y con leche.

Una vez que se produce suele repetirse en los siguientes celos y precisa tratamiento médico por lo que en la mayoría de los casos el tratamiento definitivo consiste en la esterilización (ovariohisterectomía) para evitar problemas crónicos. La leche es un excelente caldo de cultivo y favorece la aparición de infecciones (mastitis).

Mastitis

Es la infección de la mama. Se presenta normalmente en perras durante el postparto. Las mamas afectadas están calientes, inflamadas, doloridas y tienen una secreción más oscura, distinta de la leche.
Cuando aparece es necesario avisar al veterinario ya que requiere tratamiento antibiótico.

Tumores

Los tumores de mama son unos de los tumores más frecuentes que aparecen en perra y en gata. Aparecen normalmente a partir de los seis años de edad.

Los factores que influyen en su aparición son muchos pero fundamentalmente hay dos que tendremos que tener en cuenta:

1. Factores genéticos.
2. Factores hormonales.

Los ovarios de las hembras producen dos tipos de hormonas sexuales, los estrógenos y la progesterona. Ambas influyen en la aparición y desarrollo de estos tumores. Las hormonas administradas externamente para la inhibición de celo también pueden favorecer su aparición.

Prevención

Muchos tumores de mama pueden prevenirse con la esterilización, sobre todo si se realiza antes del primer celo.

La esterilización temprana es la mejor prevención que se puede realizar frente a los tumores de mama. Es la extirpación quirúrgica del útero y los ovarios y se realiza siempre con anestesia general.

Las perras esterilizadas antes del primer celo son las que menos riesgo presentan de padecer estos tumores.

En las gatas el efecto no es tan evidente pero aún así las gatas esterilizadas tienen una probabilidad mucho menor de desarrollarlo que las gatas enteras (sin castrar).

El examen físico y la exploración de las mamas son muy importantes en todas las hembras pero sobre todo en aquellas mayores de seis años. El tumor puede aparecer como un nódulo aislado o como un tejido localizado a lo largo de cualquier zona de la cadena mamaria. Su tamaño puede ser muy variable. El diagnóstico precoz es fundamental para su tratamiento y evolución.

El tratamiento de los tumores de mama se basa en la extirpación quirúrgica. Hay distintas técnicas en función de su tamaño y extensión pero siempre está indicada su resección quirúrgica.

Para poder clasificarlos y conocer su comportamiento posterior puede realizarse una biopsia. Cuando son malignos pueden producir metástasis e invaden ganglios y pulmón. Aunque es menos frecuente algunos pueden metastatizar a piel.

Antes de realizar la operación y después durante el seguimiento posterior del tumor (aunque haya sido eliminado) el veterinario realizará radiografías de tórax en distintas proyecciones para descartar que el pulmón está limpio y no ha sido afectado por el tumor.

El control y seguimiento posterior de las mamas y del pulmón serán fundamentales para evitar recidivas y evidenciar posibles metástasis.