Urgencias 689 112 112
consultas@laclinicaveterinaria.com

DIARREA

La diarrea se caracteriza por la aparición de heces poco compactas o líquidas.

La diarrea, al igual que el vómito o el estreñimiento, no es una enfermedad en sí, es sólo un síntoma cuya gravedad depende del trastorno que la origine

La diarrea puede ir acompañada de dolor, debilidad, nauseas, vómitos, fiebre o pérdida de apetito y puede ser:

· DIARREA AGUDA: De aparición repentina
· DIARREA CRÓNICA: Se prolonga en el tiempo

La diarrea aguda aparece de repente y suele durar uno o dos días. La crónica dura más tiempo, suele ser resultado de más factores y a veces es síntoma de un trastorno más importante.

diarrea

Importante

Frecuentemente la diarrea va a estar producida por un CAMBIO BRUSCO DE ALIMENTACIÓN O POR MODIFICACIONES EN LA DIETA sin embargo es importante saber que hay muchas enfermedades graves que pueden cursar con diarrea.

Se puede pensar que alimentamos correctamente a nuestro perro o gato dándole una dieta parecida a la nuestra pero eso es un error.

Las características de su organismo no son iguales a las del nuestro, por ejemplo, el aparato digestivo de un perro es distinto al de las personas: su estómago está preparado para la digestión de trozos grandes, no es necesario que mastiquen la comida y no la saborean.

La acidez de su estómago es mayor y tiene un intestino más corto lo que hace que no estemos preparados para digerir igual los mismos nutrientes.

En los perros o gatos si se cambia la dieta de golpe o continuamente se pueden producir trastornos digestivos.

Es un error pensar que les alimentamos correctamente dándole una dieta parecida a la de las personas.

Las diferencias fisiológicas entre el hombre, el perro y el gato determinan unas necesidades nutritivas específicas y distintas para cada uno.

Causas mas frecuentes

Alteraciones en la dieta
Parásitos
Virus
Bacterias
Obstrucciones
Enfermedades sistémicas

¿Qué hacer cuando aparece?

Retirar el alimento sólido y dejar al perro o gato en ayuno 24 horas.

No hay que restringir el acceso al agua. Si hay también vómitos es importante ofrecerla en pequeñas cantidades varias veces al día.

Si la diarrea persiste, es muy frecuente, hay fiebre, el animal está decaído o es un cachorro es necesario acudir siempre al veterinario.

Cuando lo indique el veterinario, después de las horas de ayuno, se ofrecerá comida altamente digestible, racionada y en pequeñas cantidades varias veces al día.

Ante la duda acudir al veterinario o llamarle por teléfono para ver si considera necesaria la visita.

¿Qué hay que saber?

La diarrea es un cuadro inespecífico, es decir, sólo es un síntoma que no nos indica cuál es el origen del problema. Así, una comida en mal estado, tóxicos, bacterias, virus, parásitos alteraciones en la dieta, etc, pueden desencadenarla.

El veterinario obtendrá información sobre el paciente y sus circunstancias a través de la información que proporciona el dueño, explorará al animal y realizará las pruebas complementarias oportunas para llegar al origen del problema.

Al llegar a la consulta será conveniente poder contestar a una serie de preguntas que nos hará el veterinario como por ejemplo:

¿Cuántas veces ha defecado? ¿Cuándo empezó? ¿Ha comido algo distinto a su dieta? ¿Las heces tenían mucha mucosidad? ¿Tenían gotitas de sangre roja? ¿Eran heces negruzcas? ¿El animal está decaído?…

Tratamiento

La mayor parte de las diarreas agudas son procesos poco importantes que se curan en las primeras 24 horas.

Los tratamientos que se usen irán enfocados a:
1. Aliviar y disminuir los síntomas
2. Eliminar la causa que la origina (parásitos, por ejemplo)
3. Corregir desequilibrios de electrolitos y la deshidratación si hubiera.

Las diarreas crónicas que se prolongan en el tiempo pueden necesitar tratamientos específicos.

Diagnóstico

1. Historia clínica y síntomas.
2. Análisis de heces
3. Análisis sangre
4. Radiografías, en el caso por ejemplo, de sospecha de una obstrucción
5. Ecografía
6. Endoscopia: cuando el proceso se alarga en el tiempo puede ser necesario realizar una endoscopia y biopsia de las zonas afectadas para poder establecer un diagnóstico y tratamiento específico