CONTROL DEL COMERCIO INTERNACIONAL DE ANIMALES

Para garantizar la protección y conservación de las especies de la fauna y flora silvestres en peligro de extinción, por medio del control de su comercio, la Unión Europea establece unas condiciones para su importación, exportación o reexportación y circulación de acuerdo con el Convenio CITES (Convención sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestres).

El Convenio sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestres (CITES) se firmó en Washington el 3 de marzo de 1973 y entró en vigor el 1 de enero de 1975. En la actualidad cuenta con 175 partes firmantes.

La Legislación Europea se aplica para garantizar que se cumplan los objetivos, principios y disposiciones de este Convenio CITES. Establece una lista de las especies amenazadas agrupadas en cuatro anexos (A, B, C y D). El grado de protección y la naturaleza de las medidas comerciales aplicables a las especies afectadas varían en función de los anexos en los que figuran las especies.

La importación y exportación de animales en peligro de extinción queda sometida a:
• la presentación de los permisos correspondientes y
• la realización de las comprobaciones necesarias.

Denegación de solicitudes de los permisos y certificados

Se establecen excepciones sobre los especímenes nacidos y criados en cautividad o reproducidos artificialmente, los especímenes en tránsito, los especímenes que formen parte de efectos personales y domésticos o los destinados a instituciones científicas.

Disposiciones relativas al control de las actividades comerciales

Queda prohibido comprar o comerciar con especímenes de las especies que figuran en el anexo A. Los Estados miembros podrán asimismo prohibir la tenencia de especímenes de las especies recogidas en el anexo A.

Traslado de especímenes vivos

La circulación en la Comunidad de especímenes vivos de especies recogidas en el anexo A se supedita a la autorización previa de un organismo de gestión del Estado miembro en el cual se encuentre el espécimen. La circulación en la Comunidad de especímenes vivos de especies recogidas en el anexo B se supedita al cumplimiento por el destinatario de las normas de protección de los animales (alojamiento y cuidados necesarios).

Pulse para descargar los archivos PDF

R 338-97 Consolidado